lunes, 22 de marzo de 2010

Dos opciones para el ingreso de contenido de artículos en Blogger: "Edición de HTML", y "Redactar"


Cuando el articulista tiene poca experiencia en el uso del producto Blogger, y especialmente cuando el usuario intenta definir y publicar su primer artículo, por cierto podrían llegar a darse algunos ligeros inconvenientes, que desorienten o despisten al redactor o co-redactor en uno o varios aspectos.

Precisamente en el presente artículo intentaremos dar respuestas a las interrogantes e inconvenientes que con más frecuencia en este sentido se le presentan a los novatos.


Primero que nada, conviene aclarar que al intentar ingresar contenido en una entrada, ya sea por activación del comando "Nueva entrada" para la definición de un nuevo artículo, ya sea por activación del comando "Editar" correspondiente a un artículo previamente definido y establecido, el usuario atento seguramente reparará que bajo la casilla de título se destacan dos pestañas tituladas: "Edición de HTML", y "Redactar".

Como se comprenderá, la selección de una u otra pestaña marcará una diferente modalidad de ingreso de contenido o de modificación de contenido.

Obviamente no es determinante la vía utilizada por el articulista en la primera vez, al definir y luego publicar un nuevo artículo, ya que sin ningún problema el usuario podrá pasar de una a otra modalidad con total libertad, según las necesidades del momento y/o según las propias preferencias.

La opción "Redactar" tiene la ventaja que nunca visualiza ninguna porción de programa en lenguaje HTM, lo que obviamente facilita la tarea en el caso de articulistas que no están habituadas a usar dicho lenguaje.

Por ejemplo, si se ha ingresado una imagen (una foto), la misma aparecerá como tal en el cuerpo del artículo (en el cuadro de edición), en lugar de quedar representada como una porción de programa HTML.

Otro ejemplo, si se ha asociado un hiperenlace a una porción de texto, cuando se utiliza "Redactar" ese enlace será representado como aparecerá en el artículo luego de publicarlo, mientras que cuando se utiliza "Edición de HTML" el enlace será representado por un trozo de programa HTML, porción de texto que comenzará con el signo de "menor que", y que finalizará con el signo de "mayor que".

Otro ejemplo, si se ha usado una definición especial para "Fuente", "Tamaño de fuente", "Negrita", "Cursiva", "Color de texto", "Alineación a la izquierda", "Alineación al centro", "Alineación a la derecha", "Justificar a ambos lados", "Lista numerada", "Lista con viñetas", "Bloque entrecomillado", cuando se utiliza "Redactar" el correspondiente contenido en el cuerpo del artículo será visualizado de una manera muy similar a la usada en el blog luego de la publicación, mientras que cuando se utiliza "Edición de HTML" por cierto será visualizado el correspondiente programa fuente, a veces empleando incluso anidación de comandos, lo que obviamente mucho dificulta la interpretación a quienes no conocen el lenguaje HTM, y a quienes conocen muy poco de dicho lenguaje.

De todas formas y como el lector tal vez haya ya deducido o intuido, la opción "Edición de HTML" no necesariamente está reservada en exclusividad a quienes conocen los comandos y los modelos de dicho lenguaje. En efecto, el usuario novato bien puede acostumbrarse a usar esta vía de ingreso, cortando y pegando (reubicando) los trozos de programa HTML dentro del cuerpo del artículo, y considerando dichos trozos de programa como bloque, sin hacerles ningún cambio. Además debe saberse que dichos trozos de programa HTML no necesariamente deben ser programados por el usuario en forma directa, pues se generan automáticamente al marcar y concretar el usuario el ingreso de una imagen, o al efectuar la inserción de un enlace, etcétera. Por otra parte, esos trozos de programa HTML también pudieron ser obtenidos en forma externa, proporcionados por ejemplo por el producto SlideShare, o proporcionados por algún proovedor de registros musicales (registros de audio), o proporcionado por algún proveedor de estadísticas de visitas al blog, etcétera.

A esta altura de la lectura del presente artículo, el articulista bien podría preguntarse para qué sirve realmente la opción de entrada "Edición de HTML", puesto que muchísimas cosas pueden hacerse tanto con esa modalidad de entrada como con la opción "Redactar".

Pues bien, algunas ventajas podría haber con "Edición de HTML", incluso al alcance de los novatos, incluso al alcande de quienes tienen poca experiencia.

En efecto, pensemos que el articulistas por ejemplo podría querer ingresar contenido a un artículo en Blogger, utilizando dos fuentes de ingreso principales: (1) Improvisando nuevo contenido (redactando nuevo contenido) directamente usando para ello el procesador de palabras de Blogger (o sea utilizando "Redactar"; (2) Ingresando nuevo contenido desde un archivo de extensión doc, o desde un archivo de extensión htm, etcétera, utilizando los conocidos comandos copiar y pegar, o sea utilizando a Portapapeles como intermediario.

Para que los redactores/articulistas se puedan manejar mejor, destacamos explícitamente que si se procediera a ingresar contenido desde el Portapapeles usando la modalidad "Redactar", dicho contenido en ese caso será transmitido con la correspondiente información de formato, mientras que al realizar dicha acción usando la opción "Edición de HTML", el contenido será entonces transmitido sin sus previas definiciones de formato.

¿La diferencia anotada tiene alguna ventaja desde el punto de vista práctico?

Por cierto que sí, pues en muchos casos precisamente se desea transmitir texto sin formato desde fuentes externas, para así con comodidad poder uniformizar la presentación de los distintos artículos en el blog.

Por otra parte, hay que considerar también que si se transmite texto con formato, podrían llegar a plantearse incompatibilidades de formato entre los definidos globalmente por el administrador en el blog, y los transmitidas a través del Portapapeles desde una fuente externa, y en varios de estos casos el propio producto Blogger avisa de este problema, y da la opción al articulista de igual seguir adelante, autorizando a Blogger a hacer las correcciones de formato que se entiendan convenientes.

Claro, y como seguramente bien comprenderá el lector, las opciones de formato así retenidas automáticamente por Blogger, no necesariamente coinciden en todos los casos con lo que desea el usuario. En estas situaciones especiales, claramente el articulista queda en inferioridad de condiciones, y muchas veces deberá aceptar la presentación de su artículo retenida por Blogger, aún cuando dicha presentación no le satisfaga plenamente.

Esta cuestión de los textos con formato y de los textos sin formato obviamente no es fácil de explicar en extenso, pues este asunto depende de muchos factores, como ser del sistema operativo y de los productos que generan material para el portapapeles, de los formatos y anidación de formatos realmente utilizados en el archivo fuente, etcétera, etcétera. Seguramente los usuarios habrán reparado que a veces se copia y pega una porción de texto de un archivo a otro, y hay entonces una modificación del tamaño del texto, o una inversión en "Negrita" y/o en "Cursiva", etcétera, y esto se debe a que las distintas versiones de los procesadores de texto no tienen una compatibilidad perfecta, lo que provoca estas ligeras distorsiones.

En relacion a los textos con o sin formato, a veces incluso se pueden facilitar algunos efectos, por ejemplo transferiendo contenido desde un archivo generado con MS Office Word a otro generado con el programa WordPad. Con la experiencia acumulada seguro que el usuario podrá manejarse adecuadamente en relación a la cuestión planteada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario o tu planteamiento.