martes, 14 de julio de 2009

Importancia del título de un blog y de la dirección de acceso a un blog


Obviamente el título de un blog, y en alguna medida también la descripción asociada al mismo, son la carta de presentación de ese espacio web, así que conviene dedicar a la redacción de estos elementos toda la atención y la preocupación que se pueda.

Recomendamos sinceramente releer esos textos una y otra vez, y en diferentes momentos, y si una mejora se llegara a revelar como conveniente, aunque solamente sea agregar una coma o un adjetivo, convendrá implementar esa idea de inmediato.

Afortunadamente Blogger nos da la oportunidad de cambiar los señalados textos en cualquier momento, y a través de un procedimiento muy ágil y rápido.

Para hacer lo indicado, simplemente en la modalidad Administración habrá que activar la pestaña Diseño, y acto seguido buscar el elemento cabezal de las páginas del blog, que es el que tiene por nombre el título del blog, y que se sitúa inmediatamente por debajo de la Barra de navegación. Allí, en ese elemento Cabezal, habrá que hacer clic sobre Editar, y entonces agregar o modificar todo lo que fuere necesario en la ventana emergente que se presentará.

Señalada atención también habrá que prestar a la dirección de entrada al blog. Tal vez algunos visitantes a nuestro blog personal lleguen al mismo a través de un enlace ubicado en algún sitio web del ciberespacio, o bien tal vez arriben luego de haber activado la entrada correspondiente en Favoritos, y claro, en estos casos no importa mucho si la dirección web del blog es muy larga o no, o si es fácil de recordar o no. Pero otra vía posible de acceso a un blog personal es que el propio usuario se acuerde de memoria de la dirección de acceso, y que él mismo digite (tipee) dicho dato en la barra de direcciones de un navegador; y en este último caso por cierto conviene que la dirección de acceso no sea muy larga, y que además sea nemotécnica, o sea sencilla de recordar.

Visto lo que antecede, parece lógico que en ciertos casos un usuario se pueda arrepentir de haber establecido una determinada dirección web para su weblog. No todos los constructores de blogs permiten hacer este cambio pero Blogger sí lo permite, a través del procedimiento que a continuación se señala.

En modo Administración se deberá activar la pestaña Configuración, y así se obtiene la siguiente lista de opciones: (a) Básico, (b) Publicación, (c) Formato, (d) Comentarios, (e) Archivo, (f) Feed del sitio, (g) Correo electrónico y móvil, (h) OpenID, (i) Permisos.

Pues bien, en este estado bastará con activar la opción Publicación, luego definir la nueva dirección para el blog así como digitar la palabra de verificación que allí mismo se establece en formato imagen, y por último, para que el cambio marcado realmente quede efectivo, habrá que activar el botón Guardar configuración.

Y listo, eso es todo. Como observará el lector, Blogger permite hacer definiciones y modificaciones con procedimientos sumamente sencillos y autoexplicativos.

A modo de observación final o de conclusión, permítaseme recoger aquí un comentario que con cierta frecuencia y variantes me fue expresado por distintas personas al hacer yo señalamientos y advertencias parecidas a las recogidas en este artículo: "Bueno, finalmente lo señalado son detalles de menor importancia que no hacen al fondo de la cosa, pues lo principal sin duda está en los contenidos de los artículos".

Obviamente en lo personal discrepo con lo recién expresado, pues todo cuenta, todo detalle cuenta por más pequeño que sea o que parezca.

Claro, en alguna medida todo depende también de la finalidad del blog personal.

Si el sitio web personal se orienta únicamente a personas del entorno familiar del Administrador web y/o a personas de su círculo de amistades, bueno, en este caso tal vez ciertos detalles de cosmética pasan a un segundo plano, pues la población meta a la que está orientado ese espacio web está muy bien definida, y será casi con seguridad el propio Webmarter quien se encargará de proporcionar a los interesados el enlace o el conveniente método de acceso, tal vez vía correo electrónico, tal vez vía telefónica o durante una entrevista casual, etcétera.

Distinto es el caso si la población meta a la que se orienta un weblog no está bien establecida pues potencialmente podría ser cualquier persona de una determinada ciudad, o de un determinado país, o con dominio de un determinado idioma, etcétera. En estas situaciones sí importan los títulos de los blogs así como las correspondientes direcciones de acceso a los blogs, y así como también cuentan los propios contenidos de los artículos, la prolijidad y el esmero en la presentación del texto de los artículos, los toques de color que se puedan dar a través de la inserción de imágenes, la preocupación por incluir en el blog todo lo que pudiera ser de interés para los visitantes en relación a la temática retenida, etcétera, etcétera, etcétera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario o tu planteamiento.